domingo, 13 de noviembre de 2011

Un niño héroe de 11 años, salvó un amiguito de 10 años que intentó quitarse la vida.



Foto de archivo.

Sucedió en Chepes, en la siesta del día viernes 11 de noviembre de 2011.se supo que un grupo de niños jugaban un partido de futbol, donde todo se desarrollaba en un clima de absoluta normalidad. Nada hacía suponer que algo extraño podría ocurrir y más si se trataba de niños que solo se divertían detrás de una pelota.

Minutos antes que terminara el partido, uno de los chicos abandona el campo de juego y sale corriendo, se sube a una casilla y se arroja al vacio, afortunadamente salió ileso. No conforme con eso tomó un pedazo de manguera que estaba a un costado y se la colocó en el cuello, diciendo que se iba a matar por que no le gustó como lo trataban, aduciendo que le decían algunos apodos.

En ese momento un chico de 11 años que advierte la situación sale en persecución del mismo y logra quitarle la manguera del cuello, hasta que lo hace desistir de lo que pretendía hacer y lo lleva hasta la casa de sus progenitores y se los entrega. Posteriormente si bien asustado y muy preocupado por lo vivido, volvió a casa para relatar su hazaña.

Los niños siempre nos enseñan muchas lecciones y la que hoy nos enseña es a no darnos por vencidos aunque las cosas parezcan muy difíciles. Este pequeño héroe Chepeño se animó a actuar en el momento que lo debió hacer sin importarle si se perdía o se ganaba el partido, el solo se preocupó por salvar la vida a un amigo.

Aunque son pequeños, ambos nos dejan un mensaje. El Cronista agradece la gentileza de la mamá de este pequeño héroe, por permitirnos conocer lo que ocurrió en nuestra ciudad. Un verdadero ejemplo de este niño, digno de imitar.

 
Subir a Inicio