miércoles, 18 de julio de 2012

Tomate con o sin sabor a tomate.





No tiene gusto a nada. El kilo cuesta diez pesos, y para lo único que sirve es para arruinarte la ensalada. La vida, te diría. Demasiado duro, sin olor, sin sabor. Sin gracia.

Es tanta la costumbre, tanto tomate al paladar durante tantos años, que es difícil esquivarlos. Aunque vaya prevenido, vuelvo a caer en la tentación. Me gana el verdulero, ensalada mixta tras ensalada mixta.

A mi favor, tengo que decir que no es solo por estupidez. Los tomates se ven bien. Como las bananas de color amarillo flúo, los morrones marcianos y las peras perfectas, ellos también mejoraron su apariencia con la ayuda de la ciencia. Ahora nacen de una semilla híbrida que rinde veinte kilos contra los seis que rinde la planta del tomate platense, que es una variedad rica, deforme, blanda y, por eso mismo, en vías de extinción.

El que comemos todos los días es el tomate comercial que viene de Salta y de Corrientes. Además de lindo, es resistente a las plagas y al paso del tiempo: dura una semana en la heladera antes de que tengamos que tirarlo o usarlo para hacer una salsa. La desgracia es que adentro está vacío, sin alma. Y sin vida. Algunos dirán que los cherry les ganaron la pulseada a los redondos, y que los perita todavía "zafan". Pero esa es otra farsa. Los tomatitos tienen gusto, es verdad, pero salen una fortuna y no sirven para rellenarlos con ensalada rusa.

Tomate con gusto a tomate.


Investigadores del INTA y el Conicet, junto a 300 investigadores de 14 países, develaron el secreto mejor guardado de una de las hortalizas más consumidas del mundo: el genoma del tomate.

Este hallazgo permitirá mejorar su sabor y composición nutricional, que duren más tiempo en las góndolas y disminuir la cantidad de plaguicidas utilizados. El logro se publicó en la revista Nature.

Cosme Argerich -del INTA La Consulta, Mendoza- detalló: “De las 540 mil hectáreas que ocupa el cultivo de hortalizas en nuestro país, 17 mil corresponden al tomate. Siendo las zonas más productivas en Argentina Cuyo, el NOA, La Plata y el NEA.

Se trata de la segunda más consumida después de la papa” y explicó “hay una tendencia mundial de incrementar del consumo por sus propiedades benéficas a la salud”.

No hay comentarios.:

 
Subir a Inicio