lunes, 18 de noviembre de 2013

El caso de la mujer chepeña que tiene la tijera en el abdomen, tuvo repercusión en medios nacionales e internacionales






El caso de Clara Nicolasa Ávila de 26 años, la mujer chepeña que denunció que le dejaron una tijera en el abdomen en el momento de una cesárea en el Sanatorio Rioja, tuvo amplia repercusión en los medios nacionales e internacionales.

Los medios más importantes del país como Clarín, Infobae, Diario Crónica, La Razón, América Noticas, Diario Uno, Catriel 25 noticias, TELEFE Noticias, Diario Critica, entre otros se hicieron eco de la noticia. También hubo repercusión en diarios de Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

Cabe recordar que la joven madre denunció que lleva desde hace nueve meses una tijera de 15 centímetros en su abdomen, y que se la “olvidaron” allí cuando le hicieron una cesárea, informa clarin.com. Clara Nicolasa Ávila, de 26 años, es de Chepes, La Rioja, Argentina, y fue operada el 26 de febrero en el Sanatorio Privado Rioja. Ya tenía una nena de cinco años y ese día nació un varón. Pero fue entonces que, según su versión, el cirujano olvidó dentro de su cuerpo el instrumental quirúrgico.

Clara relató que en junio comenzó a sentir un fuerte malestar, pero recién el lunes pasado fue al médico y le realizaron una ecografía. “Comencé a sentirme mal, sufría de inflamación y de cólicos permanentes”, por lo cual fue al hospital Enrique Vera Barros, el más importante de la Provincia. Con esa ecografía, el médico que la atendió le dijo que tenía un cálculo en el riñón izquierdo y la derivó a un urólogo quien, a su vez, la mandó a hacerse una radiografía.

“Me hice la radiografía, pero el radiólogo me pidió que me hiciera otra porque observaba un elemento dentro”, indicó Ávila. Y agregó: “Yo sentía que algo se movía dentro de mí”. La mujer aún tiene el elemento quirúrgico dentro de su cuerpo y en los próximos días será intervenida para la extracción. Mientras tanto sus abogados iniciaron una causa judicial.



Los doctores Ramón Martínez y Héctor Martínez explicaron que “en una primera instancia radicamos la denuncia ante la Fiscalía General para que analicen el caso y ver si se configura un delito. Hay que determinar si hubo mala praxis”. Por su parte, el abogado del sanatorio Rioja, Ricardo Ruarte (h), consultado por Clarín, comentó que los médicos se extrañaron ante la presencia de ese tipo de pinza que “habitualmente no se usa en esta clase de intervenciones”. Y que todavía no tiene instrucciones de los propietarios del establecimiento. -

No hay comentarios.:

 
Subir a Inicio