lunes, 25 de noviembre de 2013

Doble Chepes: Alvarez tuvo su día perfecto






El ciclista cordobés, de la Agrupación Virgen de Fátima, Darío Alvarez, se impuso ayer en las dos primeras etapas de la Doble Chepes. Haciendo gala de sus potencia como velocista, ganó por la mañana el embalaje de cinco fugados que viajaron solos desde Marayes a Chepes y, también, logró la victoria en la corta etapa vespertina que se desarrolló en tierras riojanas.

La 42da edición de la carrera larga del Caucete Pedal Club contó en el tramo de ida con un invitado sorpresa, el viento que sopló de cola en gran parte del trayecto y empujó a los ciclistas que hicieron un promedio desusado para una carrera tan larga y en la que el calor suele hacer sus estragos.

Alvarez, se quedó con el esfuerzo supremo derrotando a Emiliano Ibarra, Pedro González, Juan Baron, compañeros de fuga, junto a Roberto Richeze, que arribó 8 segundos luego.

En ese primer tramo, como ocurre siempre los primeros kilómetros fueron de estudio, regulando para guardar energías y aparecen algunos ciclistas de equipos menos poderosos que aprovechan para intentar pellizcar alguna meta de montaña o pasada especiales que otorgan buenos premios. Fue así que la primera fuga, la inició Carlos Toledo, en las primeras estribaciones por la ruta 141. Alejandro Saquilan y Alan Ramírez lo alcanzaron y unos metros antes de iniciar el ascenso a la Cuesta de las Vacas los conectaron Rubén Ramos y Ramón Aguirre. Este quinteto coronó la meta de montaña de Caputo y lideró, con casi 3 minutos hasta el inicio de la cuesta de Marayes. donde fueron alcanzados por el pelotón. Allí comenzó otra carrera porque otro quinteto de hombres comenzó a sacar diferencias y, aunque disminuyeron, las mantuvieron hasta el final. Había un ciclista de cada equipo grande por lo que los dejaron hacer. Llegaron a tener 7 minutos y medio de ventaja y llegaron a la meta, en Chepes, con 52 segundos sobre el pelotón. Los hombres para pelear el embalaje eran Alvarez y Richeze, el bonaerense que corre para la Municipalidad de Pocito no llegaba bien y, el cordobés, no tuvo problemas en superar a los guapos rodadores que lo acompañaban.

Por la tarde, también ganó Alvarez, pero no fue sencillo. Sufrió bastante por una pinchadura que lo obligó a cambiar su bicicleta con Héctor Lucero, cuando transcurría la cuarta, de las quince vueltas al circuito chepeño. Todo el equipo de la Agrupación se quedó a buscar a su malla líder que había perdido casi medio minuto y por ende cedía la vanguardia de la carrera.

El esfuerzo titánico de todos los piqueteros pusieron a Álvarez en el pelotón que empujado por los pocitanos y por los rawsinos mantuvo un alto ritmo de marcha. Después, en el esfuerzo final de la llegada masiva, el refuerzo llegado a la Agrupación Virgen de Fátima, con la temporada casi iniciada, mostró su carácter y logró la segunda victoria en un día que difícilmente olvidará.

No hay comentarios.:

 
Subir a Inicio