miércoles, 20 de junio de 2012

Conmemoramos un nuevo aniversario



En febrero de 1813, en vísperas de la batalla de Salta, el general Manuel Belgrano traduce en su campamento la “Despedida de Washington al pueblo de los Estados Unidos”. Con la ayuda de su médico personal, el doctor Redhead, acomete el trabajo de pasar al español el texto del patriota estadounidense al que admiraba entrañablemente. En 1805, antes de
intervenir en los hechos revolucionarios que lo tuvieron como protagonista, Belgrano había conocido ese texto, que consideraba fundamental por su sabiduría ciudadana y política.

Un tiempo antes, el 9 de marzo de 1811, en Tacuarí, había debido quemar una primera versión de esa traducción, poco antes de la batalla. Termina la traducción que firma en Alurralde el 2 de febrero de 1813 con un llamamiento conmovedor: “Suplico solo al gobierno, a mis conciudadanos, y a quantos piensen en la felicidad de la América, que no
se separen de su bolsillo este librito, que lo lean, lo estudien, lo mediten, y se propongan imitar a ese grande hombre, para que se logre el fin a que aspiramos de constituirnos en nación libre e independiente”.

Esta anécdota muestra la dimensión y la densidad del personaje. Un militar que en los tiempos previos a la batalla donde se jugará el destino patrio piensa en las ideas, en la educación y en la difusión de los ideales que llevarán a la libertad. Es un hombre enfermo que, sin embargo, no sólo tiene tiempo para guerrear sino también para reflexionar y para ocuparse de que lo bueno que encuentra a su paso les llegue a sus compatriotas. Es un militar con formación intelectual, con conocimientos no sólo de economía y de política,
sino también de la naturaleza humana, que alienta todas las actividades.

Manuel Belgrano es una personalidad relevante, no siempre lo suficientemente conocida y valorada a nivel popular. Muchas veces se lo cree sólo el regordete creador de la Bandera. Las páginas que siguen pretenden continuar con la serie de suplementos especiales de Diario UNO, esta vez dedicadas a resaltar a un argentino imprescindible.

No hay comentarios.:

 
Subir a Inicio