jueves, 6 de octubre de 2011

Peligra el suministro de nafta y gasoil por bloqueos en YPF

Ex empleados de la petrolera y miembros del sindicato impedían anoche el ingreso en varias plantas

 

Empleados de la refinería de Luján de Cuyo cortaron ayer el acceso a estaciones de servicio de YPF en la ciudad de Mendoza. Foto: Los Andes

Una protesta de ex empleados de YPF y un reclamo de varios días del gremio de los petroleros comenzaron ya a provocar escasez de combustible en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Santa Cruz y Entre Ríos. El conflicto tiene esta vez dos caras. Por un lado, un grupo de manifestantes seguía anoche, al cierre de esta edición, bloqueando plantas de YPF en el partido bonaerense de Ensenada y en la ciudad de San Lorenzo, Santa Fe. Por otro, afiliados al Sindicato Unido de Petroleros del Estado (SUPE) amenazaron ayer con hacer un paro en la refinería de Luján de Cuyo, Mendoza, provincia donde habían impedido, por la mañana, el ingreso en estaciones de servicio de la ex empresa estatal.

"Todo esto se suma a la falta de crudo que nos afecta desde hace tiempo", se quejó por la noche ante La Nacion Rosario Sica, presidenta de la Federación de Expendedores de Combustible de la República Argentina (Fecra), que agregó que la escasez ya se sentía anoche principalmente en Mar del Plata, adonde habían llegado sólo tres camiones de YPF en el día, contra los habituales 15 o 20. En La Plata, anoche se veían colas de hasta seis cuadras en algunas estaciones.

La medida de los ex trabajadores empezó en la mañana del lunes en La Plata, y se tomó para reclamarle al Gobierno el pago de una deuda tras la privatización de la empresa, en 1993. "Nosotros éramos socios accionarios de YPF; tenemos un Programa de Propiedad Participada que nunca se cumplió y esperamos que después de 20 años se dignen a cumplirlo", dijo Ramón Mercado, vocero de los ex obreros de la compañía. En Mendoza, en cambio, el sindicato de petroleros, que venía protestando desde la semana pasada, retomó ayer las asambleas y las medidas de fuerza, bloqueó estaciones y evalúa un paro de 24 o 48 horas para la semana próxima en la refinería.

Si no se soluciona, la situación complicará aún más el abastecimiento durante el fin de semana largo, principalmente en la ruta 2. "Hace 48 horas que no sale un litro de las plantas de despacho", se quejaron a este diario voceros de YPF. El mismo panorama se percibía en otras provincias. "No hay despachos desde las destilerías", dijo Ricardo Bertola, presidente de la Cámara de Expendedores de Santa Fe.

Como ocurre siempre, los manifestantes son conscientes del problema que podrían generar para el turismo. Anoche, a última hora, los de La Plata propusieron permitir el egreso de cinco camiones cada hora -en un día normal se carga un promedio de 10-. Sin embargo, la oferta debía ser analizada por la petrolera.

El escenario era ya desalentador anoche en varias estaciones, donde volvieron a agolparse largas filas de automóviles. "Ni una gota de nafta", transmitieron empleados de una YPF de La Plata. Otras bocas de expendio, que trabajan con distintas compañías petroleras, estaban abarrotadas de trabajo y recibían un aluvión de demanda.

Desde las nueve de la mañana del lunes, un grupo de unos 50 ex empleados de YPF se instalaron frente a los portones de la refinería que tiene la empresa en Ensenada para exigir el pago del dinero que se les adeuda desde el momento en que la compañía fue privatizada. Los manifestantes piden que se les abone lo que les corresponde por las acciones que recibieron por el Programa de Propiedad Participada.

La medida, que según los representantes es "por tiempo indeterminado" y "no es contra la petrolera, sino contra el Estado", sólo podría dar marcha atrás si los ex trabajadores son recibidos o apoyados en su reclamo por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. Además, están a la espera de que avance un proyecto de ley en la Legislatura provincial para efectivizar el cobro.

En San Lorenzo, entretanto, cerca de medio centenar de camiones cisterna, provenientes del norte del país, aguardaban la solución del conflicto. "Ni siquiera pudo trabajar el personal administrativo", graficó Bertola, el presidente de los expendedores de la zona.

Las cosas no están mejor en Mendoza, donde los sindicalistas adelantaron que habría hoy asambleas en la refinería de Luján de Cuyo. Allí trabajan más de mil operarios. En conversación con la radio local Nihuil, Jorge Córdova, secretario del SUPE, no descartó ninguna de las modalidades habituales de protesta para los próximos días. "Puede ser la disminución de crudo, afectar la elaboración de combustible o directamente disminuir el movimiento de camiones que distribuyen la nafta", dijo.

Esa protesta había empezado la semana pasada y venía generando inconvenientes adicionales a la ya escasez crónica que Mendoza padece desde hace más de un año. Los carteles "Sólo Premium" o "No hay gasoil Ultra ni Euro ni Súper" forman parte del paisaje cotidiano de la provincia desde hace tiempo. Fuentes del gobierno de Mendoza reconocen un "cuello de botella estructural" relacionado con el aumento de la venta de automóviles y las limitaciones de producción nacional de crudo, que llegó a su punto crítico en julio pasado, durante la celebración de la Copa América, cuando el propio gobierno local les pidió a los ciudadanos que fueran "solidarios" y cargaran sólo 50 pesos cada vez que acudieran a las estaciones de servicio.

Informes de Valeria Musse (La Plata), José E. Bordón (Santa Fe) y Pedro Cifuentes (Mendoza). .

 
Subir a Inicio