jueves, 2 de agosto de 2012

Hasta siempre…





El Dr. Mario de la Vega se despidió de su cargo de Jefe de Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Eleazar Herrera Mott con una emotiva carta. Agradeció a sus colegas y manifestó que espera algún dia volver cuando la ignorancia, la incapacidad y la soberbia sea solo historia.


En el día de hoy concluyo una etapa muy importante en mi vida profesional, como fue la de desempeñarme como Jefe de Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Eleazar Herrera Motta de esta ciudad, cargo que lleve con mucho orgullo y dedicándole muchas horas de mi vida.

Este último periodo comenzó el pasado 2 de Julio cuando por profundas diferencias conceptuales con las autoridades sanitarias locales de cómo resolver problemas del Servicio, originaron mi renuncia al cargo y que en el día de hoy dicha renuncia fue aceptada.

Quiero aprovechar estas líneas para expresar en primer lugar mi agradecimiento a los excelentes profesionales que me acompañaron y que seguirán en el Servicio como son el Dr. Mario Oyola, Dr. Hugo Santi, Dr. Daniel González, Dr. Carlos Rossi, Dr. Daniel Palacios y Dr. Julio Liberani que gozan de mi absoluta confianza personal y profesional, y que me apoyaron incondicionalmente en todo este tiempo, a las jóvenes profesionales que oportunamente se solicito su incorporación, como son las Dras. Laura Agüero y Cintia Pereyra, y que necesitaran un férreo acompañamiento en el inicio de este duro camino de tratar pacientes críticos. y por ultimo agradecer a todo el cuerpo de enfermeras y mucamas del Servicio.

A mis pacientes quiero decirles por este medio que seguiré en el Hospital en el Servicio de Cardiología, con la misma dedicación y esmero con la que siempre me dedique.

Espero volver algún día al Servicio de Terapia Intensiva cuando se logre comprender que las bases del mejoramiento en la atención hospitalaria esta basada en la incorporación de profesionales especializados, capacitación de jóvenes profesionales, y en la incentivación de muchos colegas ignorados y relegados a tareas intrascendentes.Seguramente ello ocurrirá cuando la ignorancia, la incapacidad y la soberbia sea solo historia.

No hay comentarios.:

 
Subir a Inicio