jueves, 27 de febrero de 2014

La degradación institucional de la función judicial no puede ser tolerada, porque crea vacío de poder y mayor dependencia







Un tema que no escucho debatir, ni siquiera mencionar, en la actual coyuntura política provincial, en momentos en que se debate los sueldos de los estatales, es la situación salarial de los miembros de la Función Judicial y esto va a traer consecuencias, no solo a quienes componen en sus distintos grados la función, Magistrados, Funcionarios y Empleados, sino para los justiciables en general. Es que la práctica del Poder Ejecutivo de establecer el presupuesto provincial, sin debate alguno, y que la cámara lo apruebe a libro cerrado, ha transformado dicha ley en un secreto de estado y nadie sabe cuánto se dedica a Educación, Salud, Seguridad y ni que hablar al Servicio de Justicia, agravado esto, pues la comunidad tiene la idea de que los miembros de dicha función gozan de privilegios en sus sueldos, pensamiento que se ve acentuado por el comportamiento del Gobernador Beder Herrera, al desconocer un fallo que resolvió un reclamo salarial de los empleados, con el solo argumento de que fue dictado por un Tribunal compuesto por Jueces ad hoc, esto es, sin dependencia directa de La Casa de Las Tejas.

A tal punto se ignora la importancia de la labor judicial, que los Magistrados cobran parte de sus sueldos en negro, un empleado con 20 años de antigüedad cobra $6.000,00, el básico de un camarista penas alcanza los $10.000,00, por lo que un juez con 30 años de antigüedad puede cobrar $23.000,00, cuando en la Provincia vecina de San Juan, un Juez de primera instancia cobra $37.000,00, señalo esto porque estoy seguro de que los jóvenes magistrados que han ingresado a la función, deben estar percibiendo lo que percibe un Comisario Mayor de la Policía de La Provincia, sin que esto signifique que el miembro de la fuerza no lo deba ganar, sino para que se entienda mi preocupación. Estimo que el tema salarial de la Función Judicial tiene mas importancia que la que parece asignarle el Superior Tribunal, la Asociación de Magistrados, de la que alguna vez forme parte, y el gremio que nuclea a los empleados, pues los destinatarios de sus correctos comportamientos, ecuanimidad y celeridad de los tramites judiciales repercute directamente en el interés de los que procuran un reconocimiento de sus derechos ante los Tribunales.

La renuncia tácita del Tribunal Superior de Justicia de reclamar el cumplimiento de una Sentencia que consagraba aumento a sus empleados, liquidar parte del sueldo de los magistrados en negro, haberles dejado de pagar una recomposición acordada el año próximo pasado, constituye un sometimiento que acentúa la dependencia a uno de los poderes del estado que concentra día a día mas poder formal, pues el pueblo le menguo su poder real en el acto eleccionario pasado y constituye una degradación de la Función Judicial que la convierte en una repartición mas del Poder Ejecutivo.

Esto lo señalo por lo peligroso que significa para el Sistema Republicano en el que debe, necesariamente, mantenerse el equilibrio de poderes, no porque crea en el gobierno de los jueces, sino que como Abogado y operador de la justicia, quiero jueces preocupados por sus sentencias y no por sus deudas. Elegantemente y sin discusión alguna, a mi modesto entender se sigue profundizando la dependencia del Poder Judicial.

Nicolás Eduardo Mercado

Abogado.

No hay comentarios.:

 
Subir a Inicio