domingo, 9 de marzo de 2014

Polémico: Mató a una policía y pelea por seguir manejando

Se trata del caso de Amir Masud, un riojano que conducía con exceso de alcohol. Un juez le prohibió manejar mientras investiga el accidente. Fue ante un tribunal superior para que le vuelta esa decisión. Por Gustavo Martínez Puga.


¿Fallaron los frenos?. La flamante Ford Ranger que conducía el riojano Amir Masud podría estar afectada a la partida de camionetas con problemas en sus frenos


La Cámara Penal de la Justicia local sentará un precedente con su fallo. Es que el riojano Amir Masud generó una polémica: después de atropellar en estado de ebriedad y matar a un joven mujer policía, pretende seguir conduciendo mientras se hace la etapa de investigación del juicio por esa tragedia vial.

La tragedia ocurrió en la madrugada del 9 de diciembre último. Eran las 6 de la mañana. La agente Cintia Tejada (20) iba a trabajar en su moto. El conductor riojano venía de bailar con dos amigos por Hipólito Irigoyen (ex San Miguel), en Rivadavia. Se cruzó de carril, arrolló y mató a la joven policía, chocó a una camioneta Toyota estacionada y la incrustó contra el frente de una vivienda, el cual se derrumbó. La policía dijo que el conductor estaba en evidente estado de ebriedad y que la gente quiso lincharlo –rompieron un patrullero- cuando sonrió en el lugar de la tragedia y dijo que iba a estar pocos días en el calabozo, echando en cara cierto nivel de impunidad.

Éste es un caso calcado al de Celeste Archerito, la joven estudiante que fue atropellada y muerta cuando iba a estudiar con sus amigas. En ese caso, al conductor se le prohibió conducir, pero fue cuando le dictaron el auto de procesamiento.

EJE POLÉMICO

El juez Matías Perrón, del Quinto Correccional, tuvo detenido al riojano durante dos semanas. Y le impuso como condición para excarcelarlo la prohibición para conducir, además de tener que asistir en forma mensual y personal al juzgado y de no ausentarse de su domicilio fijo en La Rioja.

Los abogados del joven de 22 años, Fernando Ramhé Quattropani y Rolando Lozano, apelaron esa decisión del juez Perrón ante la Cámara Penal, el tribunal superior que sentará un precedente al respecto: si deja firme la decisión del juez de primera instancia, de ahora en adelante los magistrados podrán prohibirle a los conductores que atropellen y maten que conduzcan mientras se hace la instrucción.

Hasta ahora, cuando los jueces le prohibieron conducir a los autores de homicidios culposos siempre fue cuando le dictaron el auto de procesamiento, es decir, cuando estaba el fallo de primera instancia en el que un juez se expide en base a las pruebas recolectadas durante la investigación.

La explicación que daban muchos jueces es que, si se le impide conducir al sospechoso antes del auto de procesamiento, se estaría afectando el principio de inocencia que tienen todas las personas, ya que se le estaría aplicando un castigo anticipadamente.

ARGUMENTOS DEFENSIVOS

Los defensores del joven riojano apelaron ante la Cámara Penal porque sostienen que la medida de no conducir sancionada por el juez Perrón está dada en el marco de asegurarse su asistencia al juzgado y entienden que la prohibición de conducir no influye en la decisión de fondo.

Por otro lado, desde la defensa minimizaron la información dada por la policía respecto de que el riojano Masud conducía en estado de ebriedad: dicen que el test de alcoholemia arrojado por la pipeta fue de 0,98 de alcohol; mientras que el mismo testeo hecho mediante un análisis de sangre le arrojó 0,50.

Desde la defensa también argumentan que el joven riojano es asmático y que, en medio de la crisis por el accidente, se practicó un puf con un medicamento bronco dilatador que, según dicen los abogados, esos medicamentos le elevan el nivel de grados de alcohol en sangre.

Otro motivo que argumentará la defensa es que la flamante camioneta Ford Ranger que conducía Masud estaría afectada en la partida de esos vehículos que fueron lanzados al mercado con un desperfecto en el sistema de frenos, con el cual el pedal queda pegado y no vuelve a su posición inicial cuando es pisado a fondo.

Los niveles de la alcoholemia

El joven riojano Amir Masud habría tenido 0,98 de alcohol, según la pipeta, y 0,50 de alcohol, según el análisis sanguíneo. El test de alcoholemia mide la concentración de alcohol en la sangre y se obtiene por medio de un porcentaje de la masa por miligramos de sangre.
En España, Francia y Bélgica, la ley no permite la conducción de un vehículo con más de 0,50 de alcohol.
Estos son los efectos del alcohol en la sangre:
*0,15: disminución de reflejos.
*0,20: Falsa apreciación de las distancias, subestimación de la velocidad.
*0,30: Trastorno motores. Euforia.
*0,50: Aumento del tiempo de respuesta.
*0,80: Trastorno general del comportamiento
*1,20: Cansancio, fatiga, pérdida de la agudeza visual.
*1,50: Embriaguez motora.

El ejemplo del caso Archerito

La tragedia de la joven policía, Cintia Tejada, fue calcada a la de Celeste Archerito (19), la joven estudiante que fue atropellada y muerta cuando caminaba por una vereda en momentos que iba a estudiar con sus amigas.
Por ese caso hubo una condena ejemplar: a Gustavo Cortez, el conductor, le dieron una condena de 3 años y 8 meses de cárcel y actualmente está preso, lo que no es común en los homicidios culposos.
En ese caso, a Cortez la jueza Mónica Lucero le prohibió conducir cuando le dictó el auto de procesamiento, no antes.

No hay comentarios.:

 
Subir a Inicio